20/7/07

Soledad en defensa propia


Tarde o temprano, todos atravesamos un desierto, y por las condiciones hostiles del trayecto, juntamos nuestras voluntades y reparos, a otros viajeros. Así, las fuerzas unidas, hacen posible descartar algunos inconvenientes surgidos de la desigualdad de fuerzas entre el individuo y el universo.
He atravesado todos los desiertos de la tierra, y sin duda, los peores son aquellos páramos multitudinarios, donde se apiñan los acólitos de la máxima: "Hemos decidido vivir infelices, es más barato". Allí, se multiplican hasta el infinito, los problemas de la diversidad de costumbres de estas gentes unidas ocasionalmente por la caravana.
Cuando la distancia es grande, entre un caravasar y otro, surgen conflictos, por situaciones que habrían de obviarse bajo el influjo reparador de un oasis oportuno.
Entre nosotros, hay quien se desplaza para casarse; para comprar o para pagar algún tributo de fe. Incontables motivos, objetos del viaje para los que la caravana es una herramienta, un paso furtivo por la legión extranjera de los hombres. Pero hay quien vuelve de haberse casado, va a vender, o simplemente busca una fe como tributo a algún oscuro arrepentimiento. Para quienes el sentido está en el viaje, no hay posada ni oasis perpetuos que muevan sus pasos; son seres que buscan, pero en realidad no saben qué. Sólo tienen claro que nunca se llega, y hay nuevos principios tras cada final; han aprendido, que si todo tiene fin, es mejor que uno mismo lo escoja, y pasan la vida en esa soledad en defensa propia, que abre todos los caminos.
A veces, sólo a veces, cuando escuece alguna cicatriz, se inquietan, y temen ir a dormir, por si soñaran que han llegado, y se es feliz allí.

38 comentarios:

India Ning dijo...

¡PLIÑ!
Perdone, es que así estrenamos comentarios los impresentables.
Luego se lee el post.

India Ning dijo...

¿Sabe, Lenguaraz? es una sabia elección la de la soledad, y creo que sólo se llega a ella tras haber andado mucho por esos desiertos de dios. Hay que obtener un grado de sabiduría óptimo (que no definitivo) para optar por ello, y dicen que cuando es buscada y se encuentra, uno se acerca bastante a la felicidad.

Naty dijo...

No le temo a la soledad, pero sí a la "compañía falsificada" (que nos lleva en caravana por el mundo, pero desiertos por dentro)... Siendo así me quedo con mis silencios (por decisión unánime y en defensa propia)... Saluditos...

berti dijo...

Me ha gustado lo de "Hemos decidido vivir infelices, es más barato".Se oye bastante... y yo me río. Me gusta más el trayecto o la compañía, no importan demasiado las condiciones (ni desierto ni nada!)

ynarud dijo...

Hola,
Soy una intrusa que le gusta la soledad…, que vivo con ella, no de ella. Camino minuto a minuto por senderos. En algunos llego a alcanzar la tierra y me siento en ella, en otros he de seguir caminando. Pero siempre, anhelando ser una simple aprendiz del buen mago…
Me es grata la soledad y no es nada barata…, no importa el motivo, sólo fue una decisión en un momento dado, sin más… tan solo una decisión. Y como deberíamos saber todos, las decisiones tienen consecuencias…

Un abrazo en soledad, ;)

peregrina dijo...

Es sólo una manifestación de buenos deseos, para que celebres con ellos este día de la amistad.

Conciencia Personal dijo...

Un beso mexicano, en esta soledad seleccionada.

Saludos, Monique.

Cristina dijo...

Tu texto me ha trasladado dentro de mi propia soledad. Creo que tu soledad en defensa propia conecta con la de cada uno de nosotros.

Un placer leerte.

AlmaDeNieve dijo...

Soledades que reivindican la singularidad y se defienden de la desaparición en los mares repletos de peces. Caminar, seguir caminando, sin atisbar un fin, sin contar con él y vivir así en el más acuciante presente, la única porción de tiempo que, fugazmente, nos pertenece en algún momento. Para mí, lo interesante se forja en el camino, el fin es sólo el irremediable ocaso de los días.
Besoos

Coblenza dijo...

Ahora sí,
ahora me llegó la hora de estrenarme en tu magnífico blog.

A conciencia de tu conciencia, asumo ese mismo patrón de soledad en defensa propia.

Piso sobre tus huellas, me doy cuenta de lo que tengo ya aprendido, y me sienta bien cuándo soy consciente de ese desierto que acabo de atrevesar.

Exáctamente por eso, por las condiciones hostiles y las voluntades cruzadas de otros viajeros, me enredo con mi saca de supervivencia y míro el sombraje de un sol al esconderse y quiero pensar que la noche ya no me dejará en la bandeja de alertas inseguras y colgada entre la duermevela.
Dicen que son los años,
yo pienso que no.

Son los viajeros, los capítulos de la cadena interminable de vivencias.

Muchos besos,

;)

argamenon dijo...

No creo que hables de la soledad, sino de la esperanza, ese espejismo al que todos tendemos y nos arrojamos de bruces por si acaso, porque puestos a morir, que al menos conste nuestra oposición, quede de manifiesto nuestro derecho al pataleo, y si uno ha sido modelado con el ascetismo del desierto y la sutil elegancia de tantos años de tradición, que hayan erosionado cualquier arista que nos muestre como vulgares seres humanos convirtiéndonos en granos de arena, que al menos quede en el aire el reflejo breve de una mirada con pretensión de hacer patente nuestro sentimiento más profundo de rechazo al conformismo de lo irremediable.
Si, definitivamente, creo que hablas de la esperanza, y si no lo haces, ¿qué más da, si me lo parece y me gusta que me lo parezca?
Soy de los que se suman a todo tipo de caravanas pero guardando siempre una cierta distancia para no renunciar a todo mi yo, que aunque no valga la pena, es lo único que tengo. Soy de los desesperados con ánsias de reencontrar la luz, y todo reencuentro implica una perdida inicial, un saber que hubo otro tiempo, y otro lugar, y otra vida propia. Soy, de los que no sabiendo casi nada, creen saber casi de todo, y poniendo en solfa casi todo, aún se apasionan hasta por lo aparentemente más inútil siempre que se alimente de cualquier sentimiento con cadencia de latido, con sus arritmias incluso.
Soy, y lo sé, el colmo de la estupidez, y eso en los tiempos que corren ya es hasta demasiado.
Lamento hablar de mí, pero es al único que empiezo a conocer un poco, y lo demás, me temo, pudiera ser … ¿literatura?

Arcángel Mirón dijo...

Eso de quienes viven infelices porque es más barato es real e irritante.
No viven ni dejan vivir. Menosprecian toda dicha. Critican tu risa. Se jactan de su soledad como si fuera un premio.

Yo los evito, les sonrío de lejos y sigo mi camino. No les permito que me empañen el cristal.

e-catarsis dijo...

Sólo cuando eres consciente que lo verdaderamente importante es el viaje, cuando las palabras siempre y nunca toman al final su perecedero y fugaz significado, cuando el equipaje eres tú mismo y las posibilidades una o mil las que tú te des, sólo en ese preciso momento el viaje comienza a ser interesante ( y duro) y es la soledad la única compañera que te aguanta el ritmo, aunque si me permite le contaré que al menos a mí me gusta soñar ( a veces) que ya he llegado aunque lo curiososo del sueño es que jamás he podido ponerle una cara al destino, debe ser cosa que tengo poca imaginación...no sé
Saludos

Arcángel Mirón dijo...

Gracias por tus palabras.
Muchas gracias, en serio.

:)

Un abrazo.

MALEFICABOVARI dijo...

Soledad en defensa propia, es un muy buen título. El mío fué Amar... cada uno anda en un ciclo de la vida... yo todavía no he llegado al tuyo, aunque pase etapas de sequía con soledades que pesan mares... pero esa soledad mía, aún escogida, no tiene nada que ver con la tuya. La tuya es reflexionada, meditada, rumiada, esperada, buscada.... es el resultado de muchos caminos, y cuando uno es inteligente, y sabe que ó es el rebaño, o es él, en un principio, y cómo acto de rebeldía, se toma esa soledad, pero luego, cuando esta tiene poder, y uno ya no necesita nada del exterior, salvo lo que alimenta el espíritu, y casi siempre suele estar en los libros, en la música, en una foto bonita, o en tres personas contadas, ese poder te erige cómo sabio, bien lo dice India, y ahí uno vive con la soledad cómo con un amigo leal y fiel que se ha elegido para lidiar los días. Y lo tyo, por supuesto, es escogidísimo, porque eres un encanto, y sabes, y cuando quieres, lo haces, estar con quien te dé la gana... pero sin perder aquel control que sólo la soledad cómo opción de vida, puede darte.
Esto es lo bonito.... la parte dura, es la que te cuento ahora: esa soledad, casi siempre, suele llegar cuando uno ha sufrido tanto, y a aprendido tanto a no delegar un ápice en los demás su vida, que al final decide esa opción para no tener mas sufrimientos gratuitos, y amigo, se de lo que hablo, ahora cada vez mas, tiendo a estar sola, porque se lo que vale saberse dueño de sí mismo, y lo difícil que es alcanzar cierto equilibrio en el día a día.
He tardado en comentarte porque estoy un poco tonta, de verdad, un poco out of time, que diría una burra qeu yo conozco, pero hoy ya me tocaba decirte, que escojas lo qeu escojas, y sea la soledad que sea, yo estoy aquí, aprendiendo de ti, a saber depender de mi. Es difícil, pero sólo tengo que seguir tus pautas, tu marcas de fábula el camino.
Un beso fuerte,
La Male, una que era esposa de Luzbell... pero el hijoputa cerró el blog, y ahora ando viuda y guardando luto ficticio a ese cabrón....

peregrina dijo...

breve... de nada sirve el uso de las palabras si éstas no contienen ideas.


La soledad se admira y desea cuando no se sufre, pero la necesidad humana de compartir cosas es evidente.
Carmen Gaite
Grina

Trocherana dijo...

Soy viajera hasta los huesos en lo más profundo y en la superficie de mi alma... No podría vivir sin hallarme en el camino.

Y sé que cuando encuentre Trochilandia toda mi vida habrá acabado, pero no cesaré en la búsqueda ^___^

PD: nadie ha de saber que ya sé dónde se encuentra Trochilandia... desde el principio.

sofia dijo...

¿y quien le defiende de usted?

mandarina azul dijo...

Después de leerte me da hasta corte dejarte un comentario.
He leído el último párrafo como veinte veces. Impresionante. :)

Entre mareas dijo...

Caminar por el desierto invita a pensar, su silencio aturde y nos obliga a interiorizar esa soledad compartida.
En las noches frescas,lo mejor es subir a las pequeñas dunas y dejarse caer a grandes zancadas;mientras la arena fria engulle tus pies,pensar que aunque el mundo nos encare con dificultades lo mejor es observarlas pasar y seguir la caravana.

Un texto precioso.

Un abrazo

MALEFICABOVARI dijo...

OYE, muy bien lo de la soledad, pero coño, manifiéstate, con pañuelo, sin el, con ojos de capturar presas, dormido, cómo te salga de los cojones, pero niño, manifiesssssssssssttttttttttttaaaaaaaaateeeeeeeeeeeeeeee¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
Igual andas haciendo amigas nuevas.... en ese caso, sí es respetable la ausencia...
BSS

martinezconacento dijo...

Pues completamente de acuerdo contigo, y expresarlo mejor es difícil.
Soyez le bienvenu!

Belén dijo...

...ya lo dice el refran no? mas vale solo que mal acompañado...

Interesante reflexion, lenguaraz... y te dejo un beso :)

Irene dijo...

Hola lenguaraz, menuda frase nos has dejado..De esas que hay que cincelar en la puerta de nuestra casa. "Hemos decidido vivir infelices, es más barato"...pues no, me niego a esa máxima. Yo soy sibarita, me gusta rodearme de cosas buenas, y si tengo que pagar un alto precio por mi felicidad la pagaré. El único problema es que no pueda costeármela. Entonces tendré que sumarme a la caravana de la soledad.
Besitos

Trenzas dijo...

No podía menos que ser éste un estupendo post.
Reflexionar sobre la soledad, que no es, necesariamente, estar solo, puede resultar complicado. No para usted, que ya nos tiene acostumbrados a excelentes formas de contar.
Por eso hay que venir a leerle y a aprender. El camino del aprendizaje es también un camino solitario. Casi siempre.
Un beso múltiple.

Supermamá... dijo...

Soledad = felicidad...

Si, seguramente muchos dirán que no, que la soledad solo es tristeza, desolación, desepciones y mucho dolor. Pues te aseguro que, hay momentos en que busco mi soledad y me refugio en su riqueza infinita, es el silencio que mi alma busca para reponer fuerzas.
No temo a la soledad propia por cuanto soy quien la construye según necesidad...y el desierto es mi cuna.
Excelente Post
Buen finde y semana
bss

AlmaDeNieve dijo...

Continuamos hablando de soledades, que últimamente empañan tantas magias...tienes razón, ha llegado el momento de arrimar mi Alma, de dar un poco de calor, para no sucumbir en las duras y frías noches en el desierto, para evitar esas jeringuillas de morfina a cambio de los abrazos.
Gracias por tus palabras.
Besos

MALEFICABOVARI dijo...

JODÓ, MIRA QUE ESTÁ VAGO EL TIPO ESTE.... Seguro se tanto paño a la cabeza se la dejó inútil.... las neuronas peleando por sentir el aire... el otro conquistando tierras con el tocado...muheavy¡
Señor, haga ud el favor de deleitarnos con su esencia, era de lo que se trataba, no???
Oiga, ud creé que yo estoy legalmente ya divorciada del sr.Luzbell, según le conté, digo...???¿¿¿¿

La que extraña leerlo... dijo...

Lo imagino sentado en una banca, en algún lugar, dejando a sus ojos inundarse de verano.

churra dijo...

Será por eso por lo que yo no duermo bien .Practico la soledad en defensa propia , es mas rentables sin duda .
Un beso

churra dijo...

Se me olvidaba , me ha encantado este post , muchisimo. Mas besos

Anónimo dijo...

Las cicatrices mientras escuezan es que siguen estando abiertas. Hay heridas que nunca consiguen acabar de cerrar. Siguen con nosotros todo el viaje.

iruna dijo...

la soledad siempre nos acompaña... a veces nos defiende y nos aleja... a veces nos permite llegar... y entonces da gusto irse a dormir... y despertar...
(espero que los huelguistas no necesiten hoy huelguear, o que huelgueen mañana)
un beso debajo del sayo

MALEFICABOVARI dijo...

OYE, YA TE VALE, TÍO.... YA TEVALEEEEEEEEEEEEEE¡¡¡ Espero que sea por una buena causa, porque lo de soledad en defensa propia ya no me lo creo, coño, si no tienes un minuto a solas para postear, niñoooooooooo¡ Buen finde, quítate el sayo ese... y por dios... el pañuelo también... que seguro, fijo, tienes ya llagas debajo con los 40 grados que hay¡

Naty dijo...

Extraño tus desiertos y caravanas (aunque suene raro que alguien pueda decir eso)... Será por que comparto la sed y corren por mis venas los mismos calores (o porque la soledad en defensa propia, también es mi condena)... Probablemente por todas esas cosas (¿Que más da?)... Regresa...

Miss Missing dijo...

Para quienes el sentido está en el viaje, no hay posada ni oasis perpetuos que muevan sus pasos; son seres que buscan, pero en realidad no saben qué. Sólo tienen claro que nunca se llega, y hay nuevos principios tras cada final; han aprendido, que si todo tiene fin, es mejor que uno mismo lo escoja, y pasan la vida en esa soledad en defensa propia, que abre todos los caminos.
A veces, sólo a veces, cuando escuece alguna cicatriz, se inquietan, y temen ir a dormir, por si soñaran que han llegado, y se es feliz allí.


Qué escalofrío de comprensión ha recorrido mi espina dorsal...

mangeles dijo...

Yo también viajo sóla, supongo que porque la compañía no era la apropiada para todo el trayecto...aunque no me importaría ir acompañada, si quien me acompaña no incordia demasiado.

Continuemos leyendo ....(es lo que pasa cuando una llega tarde.)

mangeles dijo...

¿¿"caravasar" ??...busquemos que significa.