22/4/08

Caca

He exorcizado a muchos demonios a lo largo de mi vida; los he expulsado de mí, y les he visto huir vencidos; a otros, simplemente los he ido barriendo bajo la alfombra. No sé en realidad si venían de serie, o me los fueron colando, en cada conducta a imitar, en cada gratificación, caricia o promesa de una vida mejor; la cuestión es que ese grupito del fondo, se me resiste.
Están como envalentonados estos días de viento; se adueñan de la casa y sus decisiones. En el escenario peripatético de "casa tomada", todo lo agitan con su furia de luces y sombras repentinas; el balancear violento de mi jardín, que sacude sus banderas agradecido por el agua.
De mí también se han adueñado, y braman mis entrañas por un poco de pelea, por un quítame allí esas pajas, o un cambiar de emisora al primer: "como la copa de un pino" que suelte un locutor. Me pongo muy pejiguero estos días y me mantengo alejado de aquellos a quienes no me gustaría perder; una estrategia como otra cualquiera, para enfrentarme a ellos, los diablos recurrentes de la soledad voluntariosa.
¿Y la próxima Primavera?; ¿seré aún capaz de plantarles cara?; ¿de ganarles una vez más la partida como aquel pusilánime Dustin Hoffman en la magnífica "Perros de paja"?.
El azogue vencido por el tiempo no es capaz de devolver los reflejos de nuestra antigua lozanía, ellos en cambio, son siempre poderosos, ágiles y persuasivos.
Hay en el transcurso del tiempo, toda la información necesaria, para saber de que habremos de andar, lo que resta, con pies de plomo; porque nada es lo que parece, todo es una representación. Este guión tácito de la comunicación entre humanos; estos códigos no escritos, aceptados como norma, y fomentados desde la fuente común donde abrevan los televidentes; los empleados en su puesto de trabajo, y los desempleados desde el coro de la tragedia.
Tiempos de épicas domésticas; en las que habrá quienes nieguen tener para que les den; quienes lo hagan para que no les quiten; quienes mientan querer para que les quieran, y quienes quieran de un modo, que sólo conseguirán que les mientan.
La memoria puede escondernos las llaves, saltarse una mensualidad de la enciclopedia en fascículos sobre mantones de Manila, pero cada gesto, cada golpe recibido, escuece, casi, como el primer día; está ahí para decirnos : "caca, que te quemas"; y uno está ya tan quemado, que obedece a la primera.

38 comentarios:

Prado dijo...

PLIÑ!!!!!

L.A dijo...

demonios que pululan con sus transparencias felices e infelices alrededor de nuestra vida y no podemos hacer otra cosa que esperar a que se vayan solos, a que desistan de acosarnos.
te dije que adoro tus escritos?

besos transoceánicos

Prado dijo...

recuérdome un juego de palabras al que me gustaba recurrir: amor al projimo, amoral projimo. Tomar las iras guardadas y sacarlas. Beberse un vaso de bilis, y todo por qué? por la simple razón de ser un ente en conflicto. Joder. Salúdole.

ybris dijo...

A muchos demonios tenemos que lidiar.
Yo creo que ninguna primavera nos pillará cansados para seguir haciéndolo.
Quizás no haya que hacer demasiado caso a ese "caca, que te quemas" precisamente porque ya sabemos bien lo que es estar quemado.

Abrazos

mangeles dijo...

Voy a leerlo otra vez que me ha gustado mucho.Un besito dulce para curar las quemaduras de la primavera.

Ahh...sabe aquel que dice:

Mamá quiero chorizo...No hijo no que pica.

Mamá que quiero chorizo...No hijo no que pica.

Mamá que quiero chorizo jo...que no hijo que no...que pica.

Anda mamá...que lo cojo por la cuerdecita.... (ejjee que malo).

nacho dijo...

No hay monedas de una sola cara.

Lucía dijo...

Resiste, no te dejes vencer. Estaremos quemados, sí, pero no nos vamos a batir en retirada.
Besos.

Margot dijo...

Señor mío, que bien me lo cuenta, tanto que me parece ver los demonios que a todos nos hacen bajar la cabeza.

Lo suyo sería mandar al guano los guiones tácitos y las posturas vitales pero no, se ve que nos asusta más que ese "caca, que te quemas". Y total, uno está tan quemado a estas alturas del juego que ya ni se da cuenta que obedece. Verdad, ratoncillo?

Saque la patita por debajo de la puerta en cuanto despeje el salón de demonios... lo hará y me llamará?

Un beso poco domesticado (por si sirviera)

(Hasta cuando hablas de demonios y cacas dan ganas de abrazarte boquiabiertos)

LECTER dijo...

Hace días noté tu extraordinaria forma de escribir, y por alguna extraña razón esperé hasta que me hiciste sentir expuesta, para animarme a decirtelo. Ambas cosas.
¿Has sentido alguna vez que hasta el más mínimo comentario, podría profanar el texto que debiera quedarse en un mero estado de delicada contemplación? Pero hoy, los que amamos de un modo que sólo consigue que nos mientan, todos y cada uno de aquellos que mienten que nos quieren, te bajamos a terrenos demasiado familiares como para no decírtelo.
Hoy me siento tan tonta, que no puedo evitar agradecer tus líneas cargadas de certeros misiles; tus palabras que ojalá sirvan de sentencia para no volverlo a hacer, por lo menos hasta la próxima vez.

Gracias!
Saludos.

Morgenrot dijo...

¡ Poderosa entrada !, tan poderosa como esos demonios de fuera y los de dentro.

Algo de este tema sé, y no sólo por las primaveras.

Pueden existir demonios entre tus muebles,como duendecillos que no ves pero que sientes.

Pueden exitir demonios en tus compañeros de trabajo, que son éllos mismos auténticos Mefistófeles disfrazados de ejecutivos .

Pueden existir Belzebús que viven en tu bloque, que sientes cuando te los encuentras.

Y todos éllos residen , más tarde, en tu mente, carcomiéndote el cerebro y sacándote a bailar una temble melodía en fausta danza, durante tus sueños.

¡ Fuera !

Saludos con buenas vibraciones

Frabisa dijo...

Ha habido momentos en los que he disfrutado especialmente leyéndote, por eso tengo un regalito para ti en mi blog. Recógelo cuando quieras. Un beso

nickjoel dijo...

La vida nos pasea, nos tambalea, nos lleva por aqui y por alla.... y bueno en la misma medida, vamos tomando experiencia, vivencias que nos llenan, que nos asquean, que nos divierten, que nos sorprenden... siempre en el tono perfecto, siempre escribiendo genial

un abrazo brother

mangeles dijo...

Tiene razón...nada es lo que parece...y no eche del todo a esos demonios...mejor pacte con ellos...¿quien sabe?...a veces pensamos que no amamos..y resulta que amamos más de lo que creíamos. El paso del tiempo nos hace creer que estamos a salvo de nuevos sentimientos, o nuevas sorpresas...NO ES VERDAD...nunca se conocen "todos los sentimientos"...cada uno es diferente...

SABE....ME ENCANTA ESTE POST ...

azofaifa! dijo...

Las cicatrices son para recordar, querido.

Por suerte, son perpetuas y no olvidamos.
Por suerte.
Y quizá por miedo no desafiamos a esas cicatrices...

Gato escaldado, etcétera.
Un gran beso, solidario y compañero.

Gatot_X dijo...

27 horas pasan antes de digerir demoníacas turbulencias. Permítame Le Lenguaraz un presente efímero:

he dejado en mi humilde casa una rosa para mis féminas. Como no tengo ninguna duda de su virilidad ni de la capacidad femenina de sus neuronas, me atrevo a incluirle sin explicitarlo en mi lista de adjudicatarias. Nunca viene mal ni un libro ni una rosa. A pesar de las espinas o gracias a ellas. San Jorge no mató al dragón... sólo ganó una batalla. Pero algunos y algunas seguimos compartiendo pétalos sedosos... con quien quiere compartirlos.

Bálsamo para los sentidos.

Petons i llepades!
Besos y lenguaratazos!

Iruna dijo...

el fondo... siempre nos acompaña... lo llevamos dentro

a mí tu fondo siempre me ha parecido un lugar precioso

cuando me siento atrapada en un rincón tenebroso... es como si mi sombra fuera toda la oscuridad

a oscuras, la profundidad y el vértigo pueden estar desde nuestro propio cuerpo hasta el infinito

también a plena luz del día puede ocurrir lo mismo

cuando nos alejamos de los demás "para enfrentarnos a los demonios recurrentes" (los de la soledad y todos los demás), en parte podemos embriagarnos con ellos, escuchar qué nos dicen... padecer insomnio... quedarnos dormidos... hundirnos a su lado... bucear con ellos... cuando salimos a flote, parece pura casualidad

muchas veces nos damos cuenta de que respiramos cuando alguien se acerca o nos acercamos a alguien y encontramos su aliento

pero siempre estamos respirando. también en la soledad

suerte que nadie me dijo "caca, tal cosa" o "caca, tal otra"... ¿cómo me sentiría entonces cuando me siento como una mierda? tal vez como una mi-mi-mi-mi-mierda siempre y siempre hasta el fondo. (¡qué suerte que me ocurra solamente a menudo...!)

me gusta que no seas obediente, aunque al final de este post digas lo contrario.

un beso

Laluz dijo...

Quedé hecha pelota con la última frase. SAbés? así estoy yo, exactamente. Y lo peor es que no sé si es bueno o malo estar así. Te pido que si sabés, me mandes un mail explicándome....y sino, también!!!
Besazos, guapo!!!!

Frabisa dijo...

A lo mejor, la culpa la tiene la primavera, porque siempre reconforta echarle la culpa a alguien.

Me ha gustado la metáfora de “la casa tomada” de Cortázar, esa forma en la que te vas arrinconando sin que nadie te empuje.

Esa necesidad que a veces nos acucia de alejarnos incluso de los que queremos más, porque nada más que el silencio nos atempera.
Hay días, incluso semanas en que uno, todo se lo cuestiona. Bien cierto es que ya hemos vivido situaciones parecidas y hemos sabido reconducirnos por la senda menos mala (¿o no?) y esta vez, también pasará.
Animo, pronto llegará el verano.

Un beso

Carlitos Satan dijo...

Un texto que hace referia a Peckimpah no puede ser malo y este es cojonudo (y con todos sus acenticos) por toda la razon que exuda...

mangeles dijo...

PLIÑÑÑÑ (y sin trampas) jejee

alkerme dijo...

Genial, muy bien expresado. Corroboras mi máxima perpetua de “todo es mentira”. Es una pena que cada golpe, cada gesto duela como el primero, claro también depende de quién venga.
A cuidarse de todo lo malo y ojito con la soledad voluntariosa....
Un beso

mangeles dijo...

FELIZ DÍA DE SAN JORGE:

" ...o arriesgándome una vez más a ser zahorí de miradas, piel e intenciones..."

....y UNA ROSA...y UN BESO

Gatot dijo...

te olvidaste del libro, mangeles... o de la enciclopedia o de los fascículos...
:P

pero bueno....nadie es perfecto

mangeles dijo...

Ehh que pasa GATOT..si he dejado unas letras de lujo ...

Trenzas dijo...

La primavera trae demonios no menos demonios que los del otoño.
A los adolescentes les florece el acné y a los veteranos se nos enquista el humor.
No hay alfombras suficientes para esconder a todos los malignos que se nos aparecen, ni armario suficiente para almacenarlos. Y casi es mejor no hacerlo, no vaya a ser que les de por la procreación y, en un pis pas, nos inunden irremediablemente.
Mejor hacer caso a la advertencia, cuya eficacia está probada desde la más tierna infancia y retirarse victoriosamente, como hacían los ingleses :)
Ánimo, que en un ratillo se acaba la estación.
Lo que no se acabará son los "como la copa de un pino ni el "incomparable marco" de los tertulianos y locutores
:)
Un abrazo muy fuerte, querido amigo.

DELIRIUMTREMENDS dijo...

Me encantó el conjunto, las ideas perfectamente diseñadas, vividas, expuestas, y el final.
No hay aspiradores para tanta alfombra endiablada, no hay lugares donde esconderse, cuando llega la primavera esa que parece lo altera todo, ya sabes, y desde luego, y a estas alturas, no vamos a acercarnos al fuego, no vaya a ser, que torpes nosotros por los años, nos quememos.
Así que ya sabes tu la CACA de la que yo tengo que huir, y las otras posibles que tengo que empezar a poner en fila y mandarlas al mismo lugar, uno, que debiera existir en el olvido, pero que nunca consigo encontrar en mi pozo de sueños rotos y basuras varias.
Un beso fuerte, parece que me intuyes, no, no fué un buen día hoy.
Y gracias por preocuparte, bueno, el otro día una buena amiga me dijo que cuando la amistad es de verdad, qeu no hay que dar las gracias, y que le jodía, que siempre se las diera... pues ahí queda eso, que... que se que estás, y me basta.

Laluz dijo...

Te

Laluz dijo...

A

Laluz dijo...

do

Laluz dijo...

ro
Pliñññ!!!!

calimatias dijo...

Sea casa tomada a lo Cortázar, o se trate de los forjadores del imperio, de Boris Vian, que te sacan hasta el tramo de escalera a esperar la llegada de no se sabe qué, lo cierto es que la gran mancha humana, la única que parece lo que es, sin representación que valga, es el tiempo.
En él, creo, cohabitan ayer hoy y mañana. Quevedo es único para esa visión. Y mientras tanto nos contemplan códigos, normas y guiones tácitos de comunicación, miserias humanas del querer fingido, y del querer poseer. Al menos usted se interroga sobre una próxima Primavera, le vaya bien en ella o no, volvemos a lo circunstancial, al tiempo otra vez.
Observo, por otra parte, que Argamenón y usted coinciden en el recuerdo de la excelente película de Peckinpah, que a tantos nos impresionó en su día. A lo mejor cumplimos con nosotros mismos cuando llegamos al límite y nos supera nuestra propia reacción. No lo sé. Ciorán decía que no hay salvación mientras conservemos la conformidad con nuestro ser. Pero luego está toda esa ciudadanía anhelante por cambiar tu apariencia de vida, domarla y hacerla suya, más acomodaticia a su pensamiento. ¿Será por ahí por dónde hay que entender el símbolo de la casa tomada? Tampoco lo sé.
Pero lo que sí sé es que me mata de verdad cuando dice: “Me mantengo alejados de aquellos a los que no me gustaría perder”. Eso me duele, y mucho.
Como todo elogio debilita, tan sólo le diré que agradezco encontrarme con páginas así.
Mis disculpas por aparecer detrás de tan bello y poliédrico mensaje anterior.

Dédalus dijo...

Unos hablan de la bestia negra, otros de fantasmas, diablillos; tú, de demonios... Con uno u otro nombre, todos los conocemos bien: Viven con nosotros, nos revuelven y agitan; permanecen dormidos y desgraciadamente un día despiertan. Y nos la juegan.
Siempre he creído que era posible domesticarlos; consentirles un rincón, no tal vez el que reclaman, pero aceptar su existencia. En la medida en que uno convive con sus miedos, los termina por conocer y, en cierto modo, los acaba controlando y domesticando. Dejan de tener el papel estelar que buscaban; se empequeñecen, nimios e insignificantes...
Te he leído con un extraño placer. Placer, digo, por el hecho de leer en sí, algo tan bien escrito y descrito. Pero extraño, porque no podía sustraerme a esas sensaciones que te acompañan y, hasta cierto punto, embargan.
Un abrazo, Abel. Y, si te vale de algo, mi mano.

Luna dijo...

Tiene todos lo componentes de la Astenia primaveral.
Bueno, el nº7 es dudoso, depende..


Tristeza inexplicable.

Irritabilidad.


Falta de apetito.

Cierta pérdida de memoria.

Tensión arterial baja.

Tono vital bajo.

*Ausencia de interés sexual

Dolor de cabeza y malestar general.

Debilidad muscular para hacer cualquier esfuerzo.

Cansancio.

Saludos

Luna dijo...

Me gusta mucho más como ha dicho, lo he solucionado.

Gracias.

Frabisa dijo...

Hola, amigo, si quieres ponerle rostro a mis palabras, pásate por mi blog. Un beso.

Cromatica dijo...

Que manía la de esta Primavera que ademas de su lluvia nos trae todo tipo de compañias, si la verdad no solo el polvo hay que sacudir tradicionalmente sino que abrir ventanas y de paso algunos entran y no hay forma de sacarles.
Pero quizas es como dice Dedalus hay que aprender a convivir con ellos, sino que lo diga mi ventana que a la noche se llena de fantasmas.

Besos de primavera, pero sin polen.

Raquel Fernández dijo...

Demonios. Casas tomadas.
Cuánto espejo hay en tus palabras.
Un beso!

Fabio dijo...

ni me acuerdo quien me trajo hasta aqui
estuve revisando los post antiguos
en verdad, flipé con tu blog, mola, mucho
te agregué a mi blogroll, así entro directamente desde el mío
un placer
y saludetes
faBio