20/7/08

El extranjero (Aiiioooo Siiilveeeer)

En realidad todos somos extranjeros, sólo que no de los mismos lugares. Basta a veces moverse un corto trecho para acceder a la categoría de foráneo, turista, o puto extranjero con aviesas intenciones.
La memoria es muy selectiva en estas cuestiones (sobre todo si es histórica); y no suele recordar la mano extendida, y el culo al aire, cuando se trata de los propios; mas las cosas son como son, o mejor dicho, están como están, y no es mi propósito abordar un tema tan complejo en este día.
Quiero referirme a los otros extranjeros, a los que son su propia patria, y cruzan fronteras al dar cada paso. De todo se puede ser extranjero, menos de uno mismo; y muchas veces quisiéramos renunciar a esa nacionalidad adquirida a golpe de placer y sopapos. Somos lo que nos ha pasado y lo que no, la lágrima, el gozo; la leche templada; el abrazo a tiempo o el desamor a destiempo, siempre a destiempo.
Siempre supe que era extranjero; desde la acuosa imagen de la algarabía de aquellos niños en su juego, vistos desde un exilio enfurruñado, hasta la pasmosa visión adulta de la demencia humana.
He cruzado todos los desiertos, menos uno, el de desterrarme de mí mismo; a él me aboco con un cierto cansancio, pero con la valiosa experiencia de cada páramo atravesado.
No soy de los que miran atrás, porque, el atrás, va prendido a mi estela, como un pingajo memorión; un archivo rico que ayuda a allanar el futuro.
Me llevo conmigo voces, aprendizajes y afectos: que pervivirán en estelares apariciones en las habituales superproducciones de mis sueños. A ellos regresaré también algunas noches en sus propios desvaríos nocturnos; mucho me gustaría fuera en el alado corcel de "El ladrón de Bagdad", o a bordo de una de esas magníficas alfombras mágicas, que no contribuyen al calentamiento global. Me temo no obstante, que serán bastante más prosaicas mis visitas, recorriendo con manos sedientas, los cuerpos manantiales de las mujeres a las que he amado, demorándome en los remansos habituales o buscando la dulce oscuridad abisal de sus entrañas. Con ellos, con mis compañeros de cromosomas, seré bastante menos efusivo, y no pasaré de un abrazo de duración convencional, que me ponga a salvo de las habladurías.
No me esperéis para cenar.

37 comentarios:

Gatot dijo...

por los alrededores de los lugares que habito se suele decir que aquí sólo es extranjero el que quiere seguir siéndolo; (no siempre, como en todo, la frase sirve para todo el mundo y en todo momento)

espero que el viaje -una vacaciones?- resulte enriquecedor aunque eso sólo depende de la voluntad pròpia... y ahí no puedo meterme: es sólo un deseo;

hasta pronto, compañero!
petons i llepades!

Anónimo dijo...

Es una de esas lecciones que se aprenden casi al nacer: todo tiene un principio y un final, y saber cuándo ha llegado el último, con aplomo, con honestidad y con humor, es cosa de sabios. No tienen porqué ser carne de tristeza, pueden -suelen- ser el indicio de un nuevo principio, de otra etapa, de otra historia. Así que en parte celebro la decisión, y sin esperarle para cenar, estoy segura de que cualquier día aparece en el desayuno.
Suerte, amigo!
India Ning

mangeles dijo...

¡Qué alegría volver a verle por aquí! Un beso muy fuerte, y bienvenido...(luego le leo y le comento...que estoy bajando unas fotos)

mangeles dijo...

¿SE váaaa? NOOOO ...sólo de vacaciones eh...

¿Cómo se trasmite el pesar por perder algo especial en nuestra vida?... Escribalo por mí amigo ...ya sabe que yo no se escribir.

Un beso para cada día de los días que no pueda leerle y mandarle un beso...

Mis mejores deseos, de corazón... de corazón que llora...

DELIRIUMTREMENDS dijo...

Los extranjeros nos reconocemos los unos a los otros. Basta levantar la mirada, para encontrar otra que te devuelva aquella doctrina que manda en tu corazón, y que pasen los años que pasen, seguirá intacta, o lo que es peor, mas reforzada, como que ni guiris ni nada, ex-tran-je-ros, en tierra de nadie, unos parias....
Yo nunca le esperé para cenar, aunque sí tuve el gusto de cenar con ud y unas amigas un día de verano caluroso, después de una tarde bonita, donde todo eran risas, y gente que se entendían los unos a los otros, quizás porque también eran de los nuestros... de ahí que ciertos lazos no se rompan nunca.
Yo le esperaré siempre... es mas, si me pongo pesada, levantaré el auricular, y tendré la fortuna de mi lado si ud me contesta, que será lo previsible, sino, me tumbaré en el sofá, pensando, en que los extranjeros somos lo que somos, porque a veces, no atendemos teléfonos que hablan lenguas distintas según qué días y estados de ánimo, y porque tenemos el manual ese de extranjería a mano, ese que nos dice, que cuanto mas lejos estemos de todo, mas facil será reconocer que somos lo que hemos recorrido, y que estamos abocados a mirar siempre las cosas desde ese suelo incómodo, donde uno no echa raices, por si se las cortan cualquier día de esos feos.
Un beso fuerte. Para mi no es una despedida, porque no me lo quiero creer, y ya sabe ud que yo soy muy egoísta... pero espero que en otro momento, e igual que le nació este blog, se ponga ud a parir otro, y así, se le tiene mas cerca, es como ir a visitarle, sin el coche de por medio ni distancias incómodas.
Le dejo un besazo enorme, y decirle que ha escrito ud un post muy bonito, parece hubiera entrado en mi alma cuando bajaba yo la guardia en sueños... quien sabe... también tuvo algo de mago ud alguna vez....
De corazón, lo mejor para ti, y lo que esté en mi mano... ya sabes, un call, and i´ll be there... como decía Michael Jackson, que me da a mi que tb es un poco extranjero en ese mundo que vive, submundo... ya sabes, como para nosotros la carnicería... Cuanto cuesta ir a la puta carnicería un día de esos bajos... y encima tener pasta para poder entrar y todo....
Un beso, de extranjera a extranjero... quizás no somos tan distintos, juraría que nunca necesité traductor contigo...

Quimera dijo...

sin duda este post me recuerda una de mis películas favoritas, cuando se hace una magnífica tesis del verdadero significado de la patria.
La patria son tus verdaderos amigos, y allí es díficil sentirse extranjero...
un saludo

Quimera

nacho dijo...

También está la hipótesis de que se puede ser extranjero de uno mismo, excepto de los propios sueños, y dado que sólo se ama lo extranjero, es una buena senda para llegar a amarse a uno mismo.

Yo le espero para soñar (así que no hace falta ni que venga).

iruna dijo...

si aio-silver, pues aio-silver, lenguaraz

¿es posible el autodestierro?

a veces me parece la única posibilidad de respiro, sobre todo cuando algún tipo de frontera nos incordia el interior o la vida cotidiana... pero siempre continuamos respirando por esa boquita y por la nariz... a veces con el culo también

muchacho............. bésate mucho de mi parte... y espero que puedas respirar bien a gusto (por lo menos de vez en cuando)

Margot dijo...

Desapareces, así, sin más... poca vergüenza, coñe!!

Esta forastera se queda aquí, al filo de la frontera y sin divisas, por si se le ocurriera regresar. Espero me avise que hace frío, ratón.

Un beso al otro lado de la manta.

DELIRIUMTREMENDS dijo...

No sabía que ejerciera ud de mensajero del amor... todavía voy a tenerle que poner un negocio a estas alturas... eso sí, local barato, a poder ser desde su piso, y de uniforme de verano: calzones y pitillos en la mesa.
Un besazo, EN-CAN-TO. Qué morro tienessssssssssssss¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Pero con arte, por eso mola...

Anónimo dijo...

Me parece excelente decisión la suya.
Lo que no le creo nada es que tenga temor de las habladurías, más bien, ud. lo que teme, es que ya no hablen de ud.
Y lo bien que hace, retirado a tiempo, ud. sabe que ya la máscara se le ha caído.
Gracias por tan noble acto.

Pete Vicetown dijo...

No estbas cuando me fuí.
Ahora que vuelvo prometo, porque prometes, ponerme al día.
Un placer descubrirte.

Un saludo.
Pete Vicetown.

mangeles dijo...

Oiga innombrable,¿ Vd. no se irá verdad? Vd. ya se sabe, es eterno, y no puede faltar ¿verdad?

Ginebra dijo...

Los errantes no se esperan mutuamente (no esperan nada ni a nadie), coinciden, comparten, y siguen.

ybris dijo...

Los ciudadanos del mundo, nómadas y exiliados, sabemos mucho de extranjerías de países y de personas.
Así que venga un abrazo, si quieres con limitación de efusividad, de quien tampoco gusta de mirar atrás.

Luna dijo...

No habrá más que gritar contra el silencio
cuando me invade el pecho la llovizna
y aunque tu luz no fuera ya la misma
y me quede de pie donde aún te espero.

Remuevo la esperanza y miro adentro
cuando la pena oprime la garganta
detrás de la mirada salta un sueño
y aunque llueva en la calle el viento canta.

Plata

DELIRIUMTREMENDS dijo...

Como quiero pensar que esto dura y dura, y que de alguna manera, no te vas, seguirás con todos tus escritos, fabulosos, aquí, y me señalo el corazón, sigo comentando a la espera de que por lo menos, sepas, que lo sabes, que se te quiere por como eres, y eso es tan bonito... Querer a uno tal como es... y dificil, pero en tu caso es realmente facil.
La verdad es que yo siempre hablaré de ti, como me consta que otros muchos lo harán, muchos bien, algunos mal, los que mal es que no supieron entenderte, y entonces, qué mas nos da, si ellos no son extranjeros, no tenemos que hablar su lengua, además, sería pecado en ese legado que constituimos en su día, siendo tal como somos, y siguiendo nuestras propias doctrinas, equivocadas o no, pero siempre veraces para nosotros mismos, es lo que importa.
Un beso fuerte, llevo ya tres comentarios, supongo seguiré y seguiré, y tu que los veas, y yo que los siga escribiendo.
De extranjera a extranjero... cuídatemuchooooooooooooo¡¡¡

Laluz dijo...

Dígame brother que al menos yo, lo voy a seguir teniendo, vía mail, si? Si, soy re egoístaaaa!!! ja!!!!

Maritza dijo...

Fue un placer, gracias por todo y aunque la mesa esta servida...
vaya con Dios

Un abrazo y mucha fortaleza

Trenzas dijo...

¿Ya ha pasado un año y medio...?
El tiempo vuela.
Los viajes ayudan. Se adquieren otras perspectivas; otros puntos de fuga.
Extranjeros, como usted señala, todos somos en todas partes y también en nosotros, tantas veces como nos es imposible entendernos.
Me pierdo mucho conmigo y no hay callejero que me oriente :)
Merienda, si quiere; Dulce o salada, a su gusto.
Y un abrazo, amigo mío.

Sombras en el corazón dijo...

Los ánimos pueden ser encontrados: unas veces se siente uno extranjero en su propia tierra y otras veces te sientes unido a extraños del camino del devenir de la vida.
Sucede igual que en las amistades: a veces años para solidificar una y otras es cuestión de instantes y para toda la vida.

Un abrazo

Sombras en el corazón dijo...

Los ánimos pueden ser encontrados: unas veces se siente uno extranjero en su propia tierra y otras veces te sientes unido a extraños del camino del devenir de la vida.
Sucede igual que en las amistades: a veces años para solidificar una y otras es cuestión de instantes y para toda la vida.

Un abrazo

el nombre... dijo...

Gracias a Laluz, que pone en su página la actualización permanente de posts ajenos, volví! (Ya estaba perdiendo las esperanzas...)
Sabés? En alemán, "unheimlich" se trraduce como lo extranjero, también, como lo inquietante, lo oscuro, lo hostil...
Ese huésped desconocido que aparece en forma inopinada tiene que ver con lo que se encuentra en lo unheimlich, pero es insuficiente nombrarlo simplemente así, ya que, como muy bien lo indica el término, este huésped es ya alguien bien trabajado por la espera. Y entonces, este huésped ha sido domesticado por la espera, es lo hostil domesticado, apaciguado, admitido...
Bué, todo ésto, que parece puro palabrerío, es para decirte que ante lo extranjero (de lo más próximo a nosotros, o sea del prójimo) habremos de realizar todo un proceso de trabajo. Espero que te pierdas la cena por algo de esta índole.
Y nosotros, practicaremos el verbo: "esperar"-te!

Un abrazo.

Poledra dijo...

Vayapordios.

Te vas?

Bueno, pero vuelve. Aquí estaremos..

ah, y cuidate mucho, plis

lola dijo...

Lenguarás, es un gusto leerte, y si es por vacaciones que te vas, pues diviértete y a la vuelta nos cuentas tus peripecias.

Un abrazo desde México.

Rocío dijo...

Voy a ver si Lenguaraz ha escrito algo nuevo, pensaba Rocío con la total certeza de que al pinchar en la página, como otras veces, volvería a leer "Libar", pero cuál fue la sorpresa al advertir su tremenda equivocación.

Sus ojos corrían sobre las letras de la nueva entrada, ávidos de intriga...¿Extranjeros? ¿Desiertos? ¿Por dónde saldrá éste? , se preguntaba sabiendo que el susodicho tenía la maravillosa capacidad de sorprender en los finales.

Así pues, siguió leyendo o, mejor dicho, dando brincos con la mirada para llegar a un pronto final. Sin embargo, como era frecuente en el escritor del que nos ocupamos, la poesía de unas frases la hizo detenerse para saborear más despacio la belleza. Y ya fue entendiendo que esa magia no hacía otra cosa que ocultar una despedida.
La sorpresa surgió de nuevo.
Menuda puntería tengo, después de estar unos días sin venir a ver las novedades, ahora que me alegro porque hay una, ¿se despide?

Para verificar su sospecha, se dispuso a leer los comentarios de los contertulios y tras reconocer lo inevitable, sólo le quedó desearle toda la suerte del mundo en un sincero abrazo.

JENNY dijo...

Un gusto el haberle leído, vaya a donde tenga que ir, vuelva que aquí se le espera.

Un fraternal saludo.

mangeles dijo...

Y mi pliñññññ...vamos Sr. Innombrable...no me diga que no me va a dar un pequeño pliñññ.

mangeles dijo...

Estoy Segura de que no se sentirá mejor lejos de aquí...besos...pero yo le deseo lo mejor de lo mejor...siempre...mas besos.

zel dijo...

Te guardo la cena para cuando vuelvas, y traigas contigo una estela aún más rica en saberes, miradas y recuerdos.

Te espereamos, lo sabes, verdad?

ALAS DE MI LIBERTAD dijo...

te vas?bueno yo te espero si no es a cenar a ver si bienes a comer,cuidate besos

Arcángel Mirón dijo...

Te admiro tanto, tanto.

Al menos (o no tan menos) tenés claro lo esencial, lo imprescindible.

Aprendiza de risas dijo...

No pienso coger los cubiertos hasta que llegues a la mesa, ¡¡que lo sepas!!

Millones de besos,

mangeles dijo...

Venía a decir que sigo aquí. Un beso amigo.

alkerme dijo...

Ser extranjero en uno mismo creo que puede ser de lo peor, no hay posibilidad de cartillas de residencias, de cursar posibles nacionalidades o doblenacionalidades, siempre en el mar y a la deriva...
Lo mejor de no ser extranjero en uno es que hay una vida entera para visitarnos, descubrirnos y las fronteras que nos limitan a otras patrias las marcamos nosotros mismos.

Un beso, amigo!

Cromatica dijo...

Pues mi querido Señor Lenguaraz, algunos y algunas solemos buscar un arraigo, para no sentirnos que nos desterramos no solo de nuestra propia tierra con un pasito, sino de nuestro propio yo a grandes pasos, aunque de vez en cuando hay que hacer el alto y enajenarse en esto de los destierros y ser anonimo en donde sea.

A la espera de sus noticias, y sus destierros le dejo un beso y un abrazo que hace rato no le doy.

El lenguaraz dijo...

Muchas gracias a todos por vuestras palabras y afecto. Hasta siempre.